EL ADECUADO DESARROLLO DE LA SEXUALIDAD

La sexualidad esta presente en todos nosotros aún antes de nacer. Conocer su proceso y desarrollo nos ayudará a verla como algo natural y debe ser enseñada al niño para asegurarle un futuro sano y feliz.

Nadie discute la sexualidad de los adolescentes, que son verdaderas locomotoras.

No obstante, para muchos la sexualidad infantil sigue siendo un mal sueño, aunque debería ser considerada como una realidad feliz.

En la infancia, la interacción biosocial dará lugar a un conjunto ordenado y progresivo de aprendizajes por etapas, con periodos críticos de mayor sensibilidad. Con un orden semejante para todos los niños, pero con ritmos diferentes de uno a otro. No debemos olvidar la gran plasticidad y polimorfismo del niño.

La conducta sexual es una conducta aprendida y aprehendida del entomo ambiental. Cognitivamente, los niños perciben o descubren, organizan o interpretan toda la información sexual (exterior o interior). Memorizan, reflexionan y, posteriormente, disciernen.

Los niños y niñas maduran corporal, sensorial y socialmente, integrando lo sexual en su personalidad. Pasaran del conocimiento de su imagen corporal a la sensación, y de la sensación experimentada /imaginada a las sensaciones deseadas.

Cada etapa y cada edad  de la vida contribuyen en nuestro desarrollo sexual.  Desde el momento del nacimiento nosotros somos seres sexuales.  Si el desarrollo de cada etapa no es dominado en el período crítico- los resultados en última instancia afectará el ajuste sexual en el matrimonio.

La interacción y la intensidad -de las experiencias de nuestra vida- configurarán nuestra visión de la sexualidad en nosotros, afectará también nuestra habilidad para darnos a nosotros mismo y formar un enlace sexual íntimo en el matrimonio.   Afectará además nuestra disposición de hablar abiertamente acerca de lo que nos gusta y disgusta de nuestro cónyuge y limitará nuestra libertad para disfrutar el placer sexual en el matrimonio.

Son muchos los matrimonios que están viviendo crisis en su vida sexual por una etapa vivida en la niñez rodeada por un ambiente no sano.
Estas son las diferentes etapas por donde necesitamos transitar.

El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas preguntas. Woody Allen (1935-?) Actor, director y escritor estadounidense.

ETAPA UNO:  INFANCIA. (0-1 AÑOS).  La sexualidad en el ser humano está en desarrollo desde el mismo momento de la gestación.  Un varón tiene su primera erección entre los primeros 5-10 minutos de su nacimiento. Podemos ver entonces que la sexualidad forma parte de nuestra vida desde antes de nacer.  En esta etapa entre 0 a 1 año establecemos vinculo o enlace con nuestro hogar, con los adultos con quienes vivimos y con as personas que nos tocan.

Algunas personas son inseguras en su vida adulta, porque en esta primera etapa de 0-1 año no se sintieron conectadas a otra persona. Un hogar donde solo la gente viven pero no conviven, no hay expresiones de amor, cariño y conexión es un sitio que trasmite inseguridad que en una u otra forma afectara nuestra sexualidad.  Intimidad, Conexión, Acercamiento son cosas aprendidas en la infancia.
Cuando en esta etapa nos sentimos conectados en amor con otras personas desarrollamos la capacidad para la intimidad.  Lo contrario también se da. En esta primera etapa al no sentirnos conectados tendremos dificultad en mantener intimidad y por ende podría darse el inicio de un potencial acumulado que luego desembocaría en adicciones o en la perdida del deseo sexual, inseguridad y son propensos a la masturbación o adicción ala pornografía.  Indudablemente en esta etapa los besos, abrazos, toque físico e intimidad son importantes.
Quizás alguien diría. Este es mi caso y ya soy adulto y esa desconexión en mi niñez me ha llevado a problemas en mi vida sexual.  Cuál es el camino que debo tomar para ser sano? Comience entonces por desarrollar intimidad (Intimidad acá no se refiere a sexo) sino a acercarse físicamente sin terminar una relación sexual, con su cónyuge. En otras palabras comenzar con la ayuda de Dios una re-educación sexual.

El mundo está lleno de esos seres incompletos que andan en dos pies y degradan el único misterio que les queda: el sexo. David Herbert Lawrence (1885-1930) Novelista británico

ETAPA DOS: PÀRVULOS.  (2-4 AÑOS)
Esta es la etapa es ya la época de tocar, nombrar y controlar los genitales.  Muchos padres se asombran cuando encuentran a sus pequeñitos tocando sus genitales. No tenemos que asombrarnos, es a etapa de primera exploración. Los mensajes trasmitidos por los adultos a estos niños cuando se tocan los genitales son determinantes. Si el niño asocia el tocarse con las caras de asombro de los adultos ya es un mensaje que cala profunda en la mente del pequeño.  Los nombres que los adultos le damos a los genitales también afecta en una u otra forma la sexualidad del niño.  Como padres necesitamos entender que nuestro papel en esta segunda etapa es crear un ambiente de aceptación positiva de los genitales y la sexualidad.

Necesitamos enseñar a los niños a ver sus genitales como algo natural, no como algo sucio o pervertido. Cuando en esta etapa  hay una perdida de dominio sobre sus genitales y una desconexión entre los genitales y la sexualidad. Si notamos que debido a un desarrollo disfuncional de esta segunda etapa está afectando nuestra sexualidad de adultos, necesitamos tomar señorío de los genitales y de la sexualidad. Cuando Dios dijo a Adán y Eva en el libro de Génesis: “ Señoread…” implicaba señorío de todo y sobre todo incluyendo nuestros genitales.
Seguiremos la segunda Parte de este tema muy pronto. Este pendiente.
Dios tiene todo bajo control y quiere que nosotros sus hijos tomemos el control aún de nuestra sexualidad como un regalo dado por Dios para nuestra vida.

Etapa Seis:  ADOLESCENTE. (14-16 AÑOS).

“Adolescencia no es tragedia es la bella comedia de la vida donde se establecen los principios que nos evitan pasar de comedia a tragedia”

Ya esta es la edad de hacer decisiones.  Por primera vez el joven comienza a sentir algo que antes no había experimentado.  Las raíces del romance y el amor comienzan a profundizar en su vida. Esta es la etapa de enseñar el papel de la responsabilidad.  Responsabilidad que es traducida en el ajuste sexual de su propia vida.

Es el tiempo de desarrollar la habilidad de abrazar los sentimientos sexuales mientras que se dominan las acciones sexuales.  Dominio propio es aquí el factor fundamental y la Biblia habla del dominio propio como una expresión del fruto del Espíritu. A nuestros hijos necesitamos compartirles el valor de desarrollar el Dominio propio como parte de su vida, porque sino de otra manera ellos serán los adultos incapaces de separar las urgencias sexuales de las acciones sexuales.

Francisco fue uno de mis amigos en la juventud. Los dos asistíamos a la misma iglesia, pero el no había aprendido a desarrollar el dominio propio.  Sus urgencias sexuales lo esclavizaban hasta llevarlo a acciones vergonzosas.  Al final me dijo que ya sería liberado de esas tentaciones porque el próximo mes se iba casar.

Dos años después de su matrimonio lo fui a visitar en su casa y mientras platicábamos en la sala de su casa, una chica paso frente a la ventana con falda corta y Francisco dejo de platicar conmigo para mirar la joven que subía por una gradas frente a su casa. Su mirada de lascivia me sorprendió y le dije: ¿Acaso no me dijiste que al casarte se te iba a quitar esas tentaciones? Y me dijo: No ahora es peor. Él termino abandonando su esposa. Era evidente que no pudo desarrollar el dominio Propio.

¿Qué puede hacer una persona que en su juventud no desarrollo en esta sexta etapa el dominio propio?

Necesita comenzar por reconocer y afirmar sus sentimientos sexuales mientras con la ayuda de Dios comienza a ejercer el dominio propio que Dios nos ha dado como parte del fruto del Espíritu. No es automático, pero si es una disciplina.

Lo que un joven no aprende a manejar hoy, se convertirá en su amo mañana.


Etapa Siete: ADULTO SOLTERO. (17 HASTA EL MATRIMONIO).

“Somos llamados a ser una generación una generación distinta y de calidad frente al deterioro de una sociedad humanista y sin Dios”.

Si ya el joven ha dado los pasos de ejercer el dominio propio como un regalo de Dios para encauzar nuestras sexualidad entonces está en el camino para llegar a ser una persona completa e integrada con la capacidad de tener relaciones íntimas.

Su habilidad para tener intimidad y acercamiento está en su grado óptimo. No es esclavo del sexo sino que el sexo es un regalo y bendición de Dios para él o ella por haber desarrollado su crecimiento en forma sana.

Una persona que llega a esta etapa sin haber superado sus crisis propias ni haber tenido ese desarrollo sano de su sexualidad en esta etapa tiende a vivir aislado del sexo opuesto o usa la interacción sexual no como una expresión de intimidad y amor sino como en el intento de encontrar intimidad, produciéndose dolor así mismo y a su pareja.

¿Qué se puede hacer si al llegar a esta etapa descubre esa carencia de dominio propio y genuina intimidad  no desarrollada en su vida?

Comenzar por  identificar la pérdida de dominio en las anteriores etapas especialmente en el área del aprendizaje Crítico y dominar esa área para asegurar la totalidad de la vida y enfrentar una vida de adulto integrada sexualmente con la capacidad de mantener intimidad con el sexo opuesto.

Etapa Ocho: ADULTO CASADO.

“Matrimonio es escuela diaria donde como Discípulos aprendemos de el gran Maestro y Señor y nos nutrimos el uno con el otro”.

Ahora ya estamos en la etapa de vida de adulto casado. Como podemos ver el desarrollo sexual sano de una persona va a lo largo de toda la vida. En esta etapa es la oportunidad de oro para desarrollar la habilidad de gozar tanto el DAR como el RECIBIR el placer sexual. Entendemos en esta etapa que la vida sexual es de dos vías, no de una sola.

Nuestra sociedad nos vendió la idea de que sexo era de una sola vía. Era mi placer y mi disfrute, pero si he caminado sanamente en este proceso entiendo finalmente que los dos estamos ganando y sacando intereses de esa cuenta emocional y sexual. Es ésta la etapa de una respuesta sexual de adulto responsable y entusiasta. En esta etapa comprendo que el sexo es tanto espontáneo como algunas veces agendado.

Algunas veces es producto de un momento inesperado de intimidad y otras veces planificado con antelación y preparación.  Es la etapa de una abierta, genuina y trasparente comunicación sexual.  La etapa de ser responsable consigo mismo y de tomar el tiempo necesario para aprender sexualmente el uno del otro. Es el tiempo de reencontrarnos, crecer juntos y desenvolvernos en lo que mi esposa y yo llamamos el Reino de los Nuestro.

Cuando una pareja no está dispuesta a seguir creciendo en esta etapa ni ha sanado los quebrantos de las etapas pasadas eso se expresa en disfunción sexual en esta etapa, en ese caso ¿qué hacer? Comenzar por identificar y sanar disfunciones sexuales específicas utilizando el proceso de re-entrenamiento sexual. Si es necesario buscar asesoría de un especialista con principios cristianos.

Recordemos que Dios está a nuestro lado y no solo nos entiende en nuestros quebrantos y heridas sino que tiene el aceite y el vino para curarlas.

Ahora llegamos a la última etapa del desarrollo sexual sano de una persona.

“La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual, que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos que no conocen a Dios y que nadie perjudique a su hermano y se aproveche de él en este asunto”
1 Tesalonicenses 4:3,5.


Etapa Nueve:  ADULTO DE LA MEDIA VIDA.

La edad de 50-60 años asusta a muchos. Quizá pensamos que no tenemos ya más que aprender.  Sin embargo seguimos aprendiendo en cada detalle de la vida. En esta etapa estaremos ya desarrollando la adaptación a esta edad y comenzaremos a ver los efectos que la edad produce en la vida sexual. Si es cierto que en esta edad el fuego disminuye, pero no se apaga. Ahora se canaliza.

El disfrute sexual es más lento, más íntimo, más orientado al placer y a la realización sexual del matrimonio. Si no nos preparamos para esta etapa comenzaremos a experimentar sentimientos de incapacidad y empezaremos evitando la interacción sexual con su cónyuge.

Acá necesitamos comenzar a adaptarnos al cambio psicológico en la función sexual que viene a consecuencia de la edad. Aceptar y abrazar esos cambios para mantener la intimidad sexual y su realización.

FUENTES

Desarrollo Sexual Sano I II Y III

Dr. Serafín Contreras Galeano.

http://www.renuevodeplenitud.com/

EL DESARROLLO DE LA SEXUALIDAD

http://contusalud.com/

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 271 seguidores