¿Está Usando Drogas Su Hijo? Detección de las Señales

Como padres, puede que estén preocupados de si su hijo está o no tomando drogas o alcohol. Es difícil saber si su hijo tiene problemas de abuso de sustancias o si sólo está pasando por un período de ajuste de adolescente normal. Incluso si el adolescente presenta varias de las señales de advertencia mencionadas abajo, puede que no tengan un problema de adicción, ya que el comportamiento de quien abusa de sustancias no es significativamente diferente del comportamiento típico de los adolescentes. Los siguientes comportamientos se dan en alguna medida en la mayoría de los adolescentes. Evite sacar conclusiones precipitadas, pero no ignore las señales de advertencia, especialmente si una “corazonada” le indica que su hijo está tomando drogas o alcohol. Muchos de estos síntomas también son señales de depresión, así que sólo una conversación abierta con su hijo o una visita a un profesional calificado pueden decirle lo que puede estar sucediendo en realidad.
Señales Físicas

Dificultad para hablar, lentitud o indiferencia
Pérdida de destrezas motoras
Aumento o disminución repentina de peso (cambio del apetito)
Mala higiene personal
Las pupilas se dilatan, contraen o se tornan rojas
Insomnio o hiperactividad
Señales Psicológicas

Períodos de atención cortos, problemas de concentración, mala memoria.
Aumento de sentimientos de frustración, enojo o agobio al intentar manejar desafíos mentales complejos o múltiples.
Cambios de personalidad evidentes: agresividad, mal humor, enojo, hostilidad, irritabilidad, carácter evasivo y mentiras.
Aumento de las quejas en relación con los problemas médicos o emocionales, como trastornos estomacales, paranoia o hablar de suicidio.
Señales Sociales y de Comportamiento

Decaen las relaciones con los padres y hermanos.
Desaparecen el dinero o los objetos de valor.
Inusualmente pasa gran cantidad de tiempo en el baño.
Cambian las amistades y hay un carácter evasivo sobre los nuevos amigos.
Usa Visine, desodorantes ambientales, incienso, Vicks Vapo Rub o Inhaladores Vicks.
Gráficos o eslóganes relacionados con drogas.
Pipas, cajas o recipientes pequeños, bolsas, papel de fumar u otros artículos inusuales; olores peculiares o colillas, semillas u hojas en ceniceros o en los bolsillos de la ropa.
Atrasos en la escuela, ausentismo, baja en las calificaciones, problemas con la ley dentro o fuera de la escuela.
Menos motivación, energía y autodisciplina, pérdida del interés por las actividades extracurriculares.

Estrategias Útiles
Aprenda a reconocer las señales y los síntomas del abuso de sustancias. Los comportamientos son pistas importantes en la posible participación de un niño en drogas o alcohol. Como padre, usted es la persona más cercana a su hijo y por lo tanto la que está mejor preparada para reconocer cambios sutiles en su comportamiento.
Infórmese sobre las drogas, para que pueda entregar información precisa a su hijo.
No minimice sus inquietudes. La adicción a las drogas y al alcohol toma tiempo, pero se desarrolla mucho más rápido en niños que en adultos. Como padres preocupados, negarse a ver la realidad puede ser una pérdida de tiempo valioso.
Obtenga la versión de los hechos de parte de su hijo antes de sacar conclusiones. Por ejemplo, un cambio repentino en la forma de vestirse o en el corte de cabello pueden o no ser señal de que hay un problema. Algunos adolescentes se visten de cierta forma para expresar su interés por ciertos tipos de música y no por las drogas. La comunicación abierta puede ayudarle a determinar si su hijo está “pidiendo ayuda” o si sólo se está expresando de manera saludable.
Desarrolle líneas abiertas de comunicación. Haga preguntas abiertas y perspicaces, no sentenciosas, autoritarias y sin culpar (por ejemplo, ¿Qué crees y sientes acerca del uso de alcohol y de drogas entre los adolescentes de tu escuela?). Es muy importante que se comunique de esta forma si desea que su hijo le responda y sea honesto con usted. No se desanime si no hace progresos de inmediato. Su amor incondicional es un arma potente contra las drogas.
Vea si se trata de la reacción del adolescente a algún problema familiar. Observe los cambios repentinos y converse con su hijo cuidadosa y compasivamente sobre cualquier problema.
Puede ser de utilidad comunicarse con otros padres que estén lidiando con inquietudes similares.