4 comentarios

ALZHEIMER ¿que es? ¿como inicia?

Consiste esencialmente en la muerte de determinadas neuronas de la corteza cerebral de manera gradual y progresiva a lo largo de los diez años que, por término medio, dura la enfermedad. La muerte neuronal de causa no definitivamente aclarada se llama neurodegeneración. Por eso se dice que la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad (neurodegenerativa. Las neuronas que van sucumbiendo no están situadas de cualquier manera sino que pertenecen a redes y sistemas situados en los lóbulos temporal y parietal de ambos (hemisferios cerebrales, que en esencia mantienen las funciones de memoria declarativa (la que permite recordar hechos en el tiempo y en el espacio o conceptos y abstracciones sin relación espacio-temporal), habilidades rutinarias y actividades diarias, percibir el cuándo y el dónde uno está, uso de palabras, capacidad de enjuiciar, manipulación de objetos y cosas, realizar una acción, reconocer las percepciones, el estado de ánimo, el comportamiento y la propia personalidad o noción de uno mismo. Si van muriendo poco a poco esas neuronas, sus conexiones con las otras neuronas se van destruyendo y las redes van desapareciendo. Así, aparecen los síntomas por la pérdida de las estructuras que mantienen las funciones antedichas. La enfermedad de Alzheimer cursa sobre todo con pérdida progresiva de memoria pero, su sintomatología completa es mucho más que pérdida de memoria, abarcando todas las capacidades cognitivas, conductuales y psicológicas que se acaban de mencionar. Cuando la intensidad de tales síntomas repercute ostensiblemente en la vida personal, familiar, laboral o social del enfermo impidiendo su normal desarrollo, los médicos califican tal estado con el término demencia.El diagnóstico de demencia (o de demencia senil si ocurre en un sujeto mayor de 65 años) no es ni más ni menos que denominar una situación clínica concreta pero, si no lleva apellido (demencia por enfermedad de Alzheimer, demencia por infartos cerebrales, etc.), es como tratar de identificar a una persona en un grupo de gente solamente por su nombre propio. .

El Alzheimer comienza primordialmente con pérdida de memoria (que además es lo que más fácilmente advierten los enfermos ?aunque no en todos los casos-, sus familiares y amigos) pero, no es sólo un trastorno de memoria. El sujeto tiene a diario olvidos relativos a encargos o citas, dónde colocó sus objetos, qué dijo momentos antes, qué hizo con anterioridad, etc. Aparecen también, aunque de manera más sutil, pérdida de la capacidad y disposición para hacer cosas; cambio en la destreza que se tenía para conseguir una cosa; pérdida del sentido de la orientación con respecto al tiempo y al lugar; pérdida de la fluidez en el uso del lenguaje; pérdida en el comportamiento reflexivo y juicioso para cumplir deberes elementales, normas o costumbres de cada día; pérdida para pensar en abstracto, tener nociones, entender cuestiones aritméticas, describir algo más allá de su forma, color, estructura o proporción; pérdida en la manipulación de objetos y cosas muy familiares, en la actividad gestual, en la realización de gestos simples que no impliquen objetos, como los de mímica; pérdida de interés, iniciativa y motivación, con dificultad para concentrarse mentalmente en algo; retraimiento en el trato con los demás; cambios bruscos e inmotivados hacia el malhumor; pérdida de la noción de sí mismo y cambio claro de la personalidad.Actualmente está emergiendo un diagnóstico médico muy importante. Se llama deterioro cognitivo ligero. Consiste en la existencia de dificultades de memoria que aprecia y expresa el sujeto, confirma y atestigua una persona que vive con él, una puntuación en los tests de memoria más baja de lo que le corresponde por edad, instrucción y escolaridad, conservándose por lo demás una función intelectual global normal. Las personas con deterioro cognitivo ligero desarrollan enfermedad de Alzheimer franca y florida en una proporción del 40% cuatro años después de haberles diagnosticado tal condición. Es decir, en una muy alta proporción de casos, tal deterioro cognitivo ligero es el primer síntoma de Alzheimer.Cuanto más envejece la población, más enfermos de Alzheimer habrá …. Hay hoy en España más de seis millones de personas mayores de 65 años. El 10-12% padece Alzheimer, diagnosticado o no. Este porcentaje baja un poco en las regiones del sur y del este en relación con las del norte y del oeste, como ocurre en el conjunto de Europa. Pero, en conjunto, el número teórico de enfermos de Alzheimer al día de hoy en el estado español se mueve entre 640.000 y 768.000.El porcentaje varía según la edad y crece casi exponencialmente con la misma: un 10% entre los de 70 años; un 20% entre los de 75 años; y, un 40% entre los de 80 años. Quizá por encima de los 90 años esta proporción ya no sigue creciendo. Hay que tener en cuenta que la población envejece más por arriba, es decir, aumenta más y más deprisa el grupo de 80 y más años que el grupo de 65 a 80 años.Quizá lo más importante, a efectos de planificación socio-sanitaria, no sea el número de enfermos en estos momentos (lo que se llama prencia de la enfermedad) sino el número de casos nuevos que ocurre cada año (la incidencia de la enfermedad). La incidencia es igualmente función de la edad. Aparece un caso nuevo por año entre mil personas de 70 años; un caso nuevo por año entre cien personas de 80 años; y, un caso nuevo por año entre diez personas de 90 años. Así, la prencia real será el número estimado en una fecha determinada más los casos incidentes desde entonces menos los fallecidos en ese tiempo.
Una persona con Alzheimer requiere una atención individualizada y continua desde el momento en que se establece el diagnóstico. En poco tiempo, un miembro de la familia habrá de dedicarse de manera prácticamente exclusiva a su cuidado y supervisión. Es una enfermedad del cerebro y de la persona, que se convierte en una enfermedad del núcleo familiar y, por tanto, de la comunidad. Se entiende entonces que la atención a las personas con esta enfermedad sólo puede ser eficaz bajo el diseño de un modelo de asistencia socio-sanitaria que integre y coordine debidamente los recursos sociales y los servicios socio-sanitarios. La asistencia en las necesidades básicas de la vida diaria, la asistencia al núcleo familiar y la liberación de su sobrecarga, la asesoría jurídica social y médica y la facilitación de un apoyo a las familias, la información veraz, continua e inteligible a las familias y a la sociedad en general, la formación adecuada del cuidador informal, el cuidado del cuidador son puntos cruciales de una adecuada asistencia que tiene como fin principal el mantenimiento del enfermo el mayor tiempo posible en el entorno familiar con la mejor calidad. El centro de día terapéutico se presenta así como un entorno apropiado para hacer frente al desafío que la enfermedad plantea en su triple vertiente de atención al enfermo, a su familia y a la comunidad. Para la sociedad y la comunidad, el centro de día puede ser un vehículo y fuente de información y formación; además, facilitará la coordinación y racionalización del uso de recursos sociales y sanitarios rentabilizándolos y disminuyendo indirectamente los costes acarreados. El beneficio para la familia se concreta no sólo en la liberación de la sobrecarga que supone el cuidado de una persona con demencia sino que, además, el equipo de día aportará información, formación, asesoría y apoyo emocional, previniendo el desmoronamiento del cuidador informal y disminuyendo el riesgo de fragmentación del núcleo familiar. El propio enfermo, usuario del centro de día, obtendrá los beneficios que pueda aportar la aplicación de un adecuado programa de intervención que integre la estimulación de las funciones cognitivas superiores, el entrenamiento en las actividades básicas de la vida diaria y la estimulación psicomotriz. La vigilancia diaria permitirá detectar precozmente y tratar las complicaciones asociadas al proceso. Además, facilitará la aplicación de cuidados y medidas de salud general. La asistencia continuada al centro de día fomentará también, mediante un programa adecuado, la interacción social y la afectividad.

4 comentarios el “ALZHEIMER ¿que es? ¿como inicia?

  1. Tengo 58 años ,y creo q`tengo los 1ºs .sintomas del ALZHEIMER,estoy muy preocupada,me gustaría q´me ayudaran,q`ejs.,debería prácticar ,se meolvidan los nombres ,hasta de las q`convivo,se olvida lo q`recién he conversado etc., grcias .

  2. Hola Margarita, como esta Usted? cuando se comienza a presentar sintomas de deficit cognitivo ( problemas de la memoria principalmente reciente, el lenguaje, el calculo simple, entre otros) siempre es bueno tener precaucion y no dejar que siga avanzando por lo cual es bueno no perder tiempo y ver un especialista, es decir, un psiquiatra, ya que es necesario primariamente una correcta diagnosis y posteriormente un adecuado tratamiento (en la actualidad existen muy buenas alternativas medicamentosas para contrarestar estas situaciones)
    Usualmente la persona tiene historia familiar de demencias seniles ya sea Alzheimer o vasculares, en el lado paterno o materno, podria ademas tener historia personal de procesos depresivos en la juventud e historia de HTA de larga data, haber sufrido eventos neurologicos anteriormente, entre otros antecedentes medicos.

  3. Buenas tardes me gustaria que me orientaran que puedo hacer mi abuelita tiene 85 años y se le olvin las cosas,inclusive agarra momento como de demencia o trastornos, ya que ella cambia su actitud de estar tranquila a decir que la tenemos encerrada en casa y llore y llore que me sugiere que haga ante este padecimiento.

    Saludos.

  4. hola Luis Alberto, gracias por visitar nuestro blog, dados los sintomas que refieres tiene tu abuelita lo mejor seria que la llevaras a que la evalue un psiquiatra, y asi confirmar el diagnostico que sospechas de demencia senil, y a su vez ,el especialista le aplique un adecuado tratamiento,para que no se deteriore su cognicion tan rapido y que le permita a ustedes los familiares poder manejarla.

Los comentarios están cerrados.