El acoso escolar o “bullying”, consecuencias a corto y largo plazo

bullyCada día salen a la luz nuevos datos científicos que ponen en evidencia la necesidad de no subestimar las consecuencias a corto y largo plazo del ‘bullying’. La última de ellas es fruto de una investigación con 6.437 estudiantes ingleses que demuestra que los niños que han sufrido acoso escolar tienen más posibilidades de sufrir alucinaciones auditivas o visuales, delirios o ideación paranoide en la adolescencia.

Estos signos psicóticos, similares a los que padecen las personas con esquizofrenia son, frecuentes durante la adolescencia y la edad adulta. Pero no siempre, inocuos. La literatura científica ha constatado que los menores que los experimentan tienen más riesgo de padecer esquizofrenia en la edad adulta.

De hecho, la misma revista que publica la nueva investigación, ‘Archives of General Psychiatry’, daba a conocer recientemente un trabajo que demostraba que el 14% de los niños de 11 años que al menos ha experimentado de forma severa un síntoma psicótico tiene cinco veces más posibilidades de desarrollar la patología que sus congéneres libres de alucinaciones o delirios.

Andrea Schreier, del Instituto de Investigación de Ciencias de la Salud en la Escuela Warwick (Reino Unido), es la autora principal del ensayo en el que se ha evaluado el estado, a los 12 años, de los participantes del Estudio Longitud Avon de Padres e Hijos nacidos en Bristol. Los científicos analizaron la existencia o no de síntomas psicóticos en los más de 6.000 alumnos. Asimismo, y gracias al seguimiento de los menores, pudieron indagar si a los 8 y a los 10 años habían sido víctimas de acoso escolar.

Los datos revelan que hasta un 46% de los participantes fue clasificado como víctima de ‘bullying’ a los ocho y 10 años frente al 53% que no sufrió este tipo de mal trato. “En los años de seguimiento se pudo constatar que un 13% experimentó los síntomas psicóticos de forma severa, de tal forma que se sospechó que alguno de ellos era definitivo, mientras que el 11% los acusó de forma intermedia, es decir presente sólo en ciertas ocasiones como cuando se va a la cama a dormir o en el caso de haber consumido alguna sustancia química. Finalmente, un 5% los padeció de forma muy esporádica”, reza la investigación.

Los autores constatan que aquéllos que han sido víctimas de acoso escolar tenían cerca del doble de posibilidades de sufrir alucinaciones o delirios que los que han convivido en la escuela sin ninguna incidencia con sus compañeros. Determinan, además, que cuanto más grave y crónico es el maltrato más probabilidades existen de que el menor experimente dichos síntomas psicóticos. Y todo sin que influyen en estos datos otras variables como es el que los pequeños sufran una patología mental o hayan experimentado alguna tragedia en la familia.

Estrés crónico

Los científicos interpretan que “existe un gran abanico de mecanismos que pueden explicar la asociación entre la vivencia de hechos traumáticos, como el acoso escolar y el padecimiento de alucinaciones, delirios o ideas paranoides. Por ejemplo, que el estrés crónico secundario al abuso escolar actúe sobre la predisposición genética a la esquizofrenia de un menor y agudice los síntomas psicóticos”, señalan los investigadores.

Queda claro, según ellos, “que el ‘bullying’ crónico y severo no es un tema trivial, sino que tiene graves consecuencias a largo plazo… Los médicos deberían valorar la importancia que adquieren las experiencias interpersonales con respecto a la psicosis, estar suficientemente formado para afrontarlas, además de que de forma rutinaria los servios de salud pregunten a sus usuarios si sufren o no alucinaciones”.

Pero más importante aún es que los expertos traten el estrés asociado a la victimización por acoso escolar en aras de prevenir problemas posteriores. También se hace necesario el desarrollo de programas preventivos destinados a detectar y tratar precozmente los problemas mentales comunes y la psicosis de niños y adolescentes.

 

Grafico de un programa anti-bullying

                                                    http://www.elmundo.es/elmundosalud/documentos/2008/06/bullying.html

perfil de las víctimas de ‘bullying’ en Europa

Son niños con problemas físicos (como la obesidad) o mentales que, además, gozan de falta de apoyo social o pertenecen a familias con un nivel socioeconómico más bajo. Así se ‘dibuja’ el perfil de las víctimas de acoso escolar en Europa, tal y como acaba de identificar un nuevo estudio realizado en 11 países del Viejo Continente, incluido España.

Luís Rajmil, coordinador del estudio español y miembro de la Agencia de Evaluación de Tecnológica e Investigaciones Médicas (Cataluña), quien ha contado con la colaboración de investigadores del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIN-Hospital del Mar, Barcelona), reconoce a elmundo.es que el proyecto europeo Kidscreen, “creado simultáneamente en 13 países europeos, ha ofrecido una oportunidad para estudiar el acoso escolar”.

Se trata “de un cuestionario que permite analizar temas de salud y calidad de vida en niños y niñas de entre ocho y 18 años. Uno de los aspectos que incluye es el rechazo social que perciben los adolescentes por parte de sus compañeros o compañeras”, añade.

Publicado en la última edición de ‘Pediatrics’, la investigación ha contado con la participación de 16.210 estudiantes. “España ha colaborado con 926 alumnos, junto con chicos y chicas de Austria, Republica Checa, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Polonia, Suiza, Países Bajos y Reino Unido, que completaron los cuestionarios entre marzo y noviembre de 2003”, explica el investigador español.

El ‘bullying’ o acoso escolar “está presente en la mayoría de los países aunque con distintas tasas de prevalencia: de un 8% en Alemania a un 30% en Italia, por poner un ejemplo.

“En este trabajo, financiado por el V programa marco de la Comisión Europea, no hemos podido estudiar quiénes son los agresores, sólo hemos investigado a los que se declaran víctimas o a los que tienen más riesgo de ser intimidados. Las prevalencias en cuanto a la percepción de las víctimas de ser acosadas han sido variables entre los países participantes. Así, las cifras varían de entre uno de cada cuatro niños o niñas a uno de cada 10. Esta percepción ha resultado ser ligeramente superior entre los menores españoles en comparación con los europeos”, aclara Rajmil.

Para el experto español, como para el resto de investigadores, los datos de la nueva investigación “son similares a los hallados por trabajos previos tanto españoles como internacionales”, reza el estudio. Creen, además, que las diferencias halladas en cuanto a los casos de acoso escolar que se producen anualmente “puede atribuirse a factores estructurales como diferencias sociales, sanitarias, de políticas educativas y factores ambientales”, se constata en el documento.

Así, por ejemplo, “la proporción de niños que declaran ser víctimas de acoso en países como Suecia e Irlanda (que no han participado en este ensayo) es de 11% y 28%, respectivamente. Los datos suecos, que muestran una baja prevalencia pueden reflejar el éxito de las campañas ‘anti-bullying’ llevadas a cabo en dicho país en los últimos años”, añade el trabajo.

La edad influye

“Uno de los factores que más se asocia a la posibilidad de sufrir intimidación escolar es, además de los ya enunciados, como los problemas físicos o mentales, es ser más pequeño. En esta investigación los de ocho años reconocieron sentirse acosados más frecuentemente que los de más edad”, puntualiza Luís Rajmil.

Este especialista reconoce que pese a que el proyecto no pretendía analizar ninguna medida de intervención preventiva, los datos sugieren que “cualquier iniciativa en este sentido debería desarrollarse a edades muy tempranas, como mínimo en los primeros cursos de la escuela primaria y siguiendo un abordaje multidisciplinario, tanto desde el ámbito escolar como desde el familiar y el social”, agrega.

Defiende, además, que de llevarse a cabo estudios futuros sobre violencia en las aulas, “los datos recogidos tienen un gran potencial para monitorizar el fenómeno en el tiempo y comparar, por ejemplo, qué efecto han podido tener las medidas preventivas que algún país haya podido llevar a cabo al respecto en los próximos años”.

 

fuente

elmundo.es salud

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/02/09/psiquiatriainfantil/