1 comentario

Desarrollo del cerebro en los primeros años

A la edad de un mes, los bebés siguen con la mirada los rostros –y las voces– de las personas, y lo hacen con mayor fijación si les resultan conocidos. En torno a los dos meses, ya son capaces de reconocer las caras más familiares, según los pediatras.
Además, un reciente estudio realizado por el psicólogo Gergely Csibra y sus colegas del Birkbeck College, en la Universidad de Londres, confirma que los neonatos, aunque son incapaces de interpretar detalles de su mundo visual, sienten una especial atracción visual hacia los rostros humanos y a menudo hacen contactos oculares con quienes les observan. En la investigación, se mostró a recién nacidos imágenes digitales de caras humanas en blanco y negro, unas con los ojos, la nariz y la boca en posición normal, y otras con estos órganos boca abajo. Los bebés demostraron una especial predilección por las primeras

 

bebeLos niños que reciben más cariño durante su etapa escolar desarrollan un hipocampo más grande y tienen menos síntomas de depresión. Estas son las conclusiones de un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences Early Edition y que confirma lo que intuitivamente todos sabemos: no hay nada como el “amor de madre”.

Aunque muchos trabajos han demostrado las consecuencias de crecer en un ambiente cariñoso sobre el éxito escolar y otros factores psicosociales, este es el primero que muestra el efecto directo sobre el cerebro. Concretamente, los investigadores observaron que los niños criados con afecto desarrollaban unhipocampo casi diez veces mayor que los que no habían tenido tanta suerte. Este órgano se relaciona con procesos de memoria y aprendizaje, así como con mecanismos de respuesta al estrés, por lo que es importante su correcto desarrollo a edades tempranas.

“El estudio tiene una gran implicación sobre la salud pública y sugiere que debemos de prestar más atención a la forma en la que los padres crían a sus hijos” indican los autores. Tanto en la escuela como en su ambiente familiar es importante el cariño alrededor de los pequeños. “Como sociedad, debemos hacer lo que podamos para fomentar estas habilidades ya que está claro que los cuidados paternos tienen un impacto muy grande en el desarrollo posterior de los niños”, apuntan los investigadores.

Desde sus primeros días de vida, el llanto de los recién nacidos ya contiene la marca del lenguaje que hablan sus padres, según un nuevo estudio de la Universidad de Wurzburgo en Alemania que se publica en la revista Current Biology. Según explica Kathleen Wermke, responsable del trabajo, “el descubrimiento clave de este estudio es que los neonatos humanos no sólo son capaces de producir diferentes melodías de llanto sino que prefieren producir aquellos patrones de melodía que son típicos del lenguaje del ambiente que han escuchado durante su vida fetal, sobre todo durante el último trimestre degestación“.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores registraron y analizaron los llantos de 60 recién nacidos sanos, 30 nacidos en familias de habla francesa y 30 en familias de habla alemana, cuando tenían entre 3 y 5 días. El análisis reveló claras diferencias en las melodías del llanto de los recién nacidos según la lengua materna. En concreto, los recién nacidos franceses tienden a llorar con un perfil melódico ascendente mientras que los alemanes parecen preferir uno descendente en su llanto. Estos patrones son coherentes con las diferencias características entre los dos lenguajes, señala Wermke.

“Que el perfil melódico sea el único aspecto del lenguaje de las madres que los recién nacidos pueden imitar explicaría por qué ocurre a una edad tan temprana”, concluyen los investigadores.

 

Una investigación realizada por científicos canadienses y franceses revela que los niños de dos años de edad bilingües tienen importantes beneficios cognitivos “mucho antes de lo que habían mostrado estudios previos”. Las conclusiones se publican en la revista Journal of Experimental Child Psychology.

En sus experimentos, Diane Poulin-Dubois y sus colegas analizaron la comprensión del inglés y el francés en un grupo de 63 niños de 24 meses de edad, para ver si aquellos que eran bilingües mostraban diferencias. Y comprobaron que a los 2 años “los niños bilingües ya habían adquirido un vocabulario en cada uno de sus dos idiomas, al tiempo que presentaban cierta destreza a la hora de cambiar de uno a otro”.

Fuente

http://www.muyinteresante.es/

Un comentario el “Desarrollo del cerebro en los primeros años

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: